FANDOM



Hay quien piensa que para ser elegante necesita vestirse con la ropa más cara y ser aburrida o presumida, pero eso no es cierto, ¿Quieres saber cómo ser elegante? Aquí te van algunos puntos claves:

La postura:

Aunque no lo creas una de las cosas más importante es la postura. Piensa que una chica por muy bien que se vista o muy guapa que sea, si anda jorobada o con las piernas abiertas se verá fatal, así que, si quieres verte bien ponte derecha y cuida mucho tu postura. También es importante que sepas que una persona elegante no es tosca, los movimientos suelen ser más delicados.

El atuendo:

Para ser elegante no tienes que estar vestida de fiesta todos los días, el chiste es que estés arreglada. Es fundamental que tu ropa siempre este limpia y planchada. Trata que tu ropa esté bien lavada, porque a veces, cuando le queda jabón y se seca… UFF! ¡Huele a “perro remojado”! y mucho menos saques un “chicharrón” del closet con olor a sudor (ropa usada y sudada, ropa a la cesta de lavar) Hazlo… ¡Le harías un gran favor al medio ambiente!

Por otra parte, las faldas demasiado pegadas o cortas no son elegantes, tampoco los escotes muy prolongados, ni los pantalones muy desteñidos ni agujereados.

Tu aspecto personal:

  • Evita los malos olores, ponte desodorante por lo menos una vez al día.
  • No te pintes demasiado.
  • No uses muchas joyas porque parecerías “vitrina de almacén”, por ejemplo, los aretes pueden ser grandes o pequeños, (son más elegantes los pequeños) sólo evita aquellos demasiado recargados. Los dorados o plateados son los más recomendables, pero ojo, no uses metales despintados o rallados porque se ven fatal.

El pelo:

Una persona elegante cuida su pelo para evitar tener puntas abiertas y quemadas. Si te pintas el pelo, no dejes que se te asomen las raíces y nunca te lo pintes “amarillo candela”, porque nadie se ve elegante con esos tonos.

La manera de hablar:

No le dejes todo el trabajo a tu físico, pues lo que procesa tu cerebro también cuenta como elementos de elegancia en una chica. Ten mucho cuidado en la forma como te expresas verbal y corporalmente. Piensa bien las ideas antes de decirlas y trata de que tengan coherencia, habla moderadamente y cuando se requiera (no hables tanto sin necesidad), no digas malas palabras, usa un tono de voz moderado y al alcance de tus personas cercanas, no grites, si necesitas hablar con alguien acércate hasta donde está y háblale; no te rías muy alto, o gesticules exageradamente y muy seguido (a menos que la conversación necesite una descripción imaginaria).

Ser elegante es, un modo de ser y sentirte. No tienes que ser presumida, ni fingir, o hacer esfuerzos sobrenaturales para hacerlo, sencillamente la elegancia se lleva por dentro. Ser elegante es cuestión de cultura, sí, pero también de personalidad. La idea es que a partir de hoy trates de combinar una cosa con la otra, educación y personalidad. Ya verás, cuando la elegancia dentro de ti se convierta en costumbre crearás tu propia cultura, expresiones, y tu conducta refinada fluirá sin ninguna dificultad.

  *¡Aléjate de los kilos extra!